Lisboa es un clásico destino de verano al que todos queremos ir en alguna ocasión, porque visitar Lisboa es un muy buena ideal, ya que es posiblemente la mejor época del año junto con la primavera para que la temperatura nos pueda acompañar durante este intenso viaje por la capital portuguesa, que tiene mucho que mostrarnos y que nosotros tenemos mucho que descubrir, admirar, sentir y vivir, que para eso es una ciudad admirable y con muchos atractivos para sentirnos como en casa, que es lo mejor que puede pasar al viajar.

lisboa.jpg

La cantidad de iglesias y otros monumentos, además de museos, hace que tengamos un punto para poder comenzar, ya que hay muchas zonas donde los edificios, construcciones antiguas hacen que nos sintamos en un lugar diferente, al poder contemplar estas reliquias portuguesas del pasado, que todavía se conservan. Además de ello, las calles estrechas son todo un clásico en la parte antigua y es una delicia poder pasear por ellas, con calma, dejando las prisas en casas, que para eso estamos en vacaciones.

También las zonas verdes tienen su importancia, debido a que son lugares de descanso para el turista, de tranquilidad y para disfrutar con bonitos paisajes de Lisboa, una ciudad con mucho encanto, mucho más del que te puedas imaginar. Cuando tengas hambre dispones de buenos bares y restaurantes para tomar todo lo que te apetezca, platos típicos, algunos postres clásicos y demás. Lisboa es una ciudad muy completa, agradable en esta época del año e ideal como destino.